Música tras un ictus

By

En un artículo publicado en la revista Brain, miembros del Departamento de Psicología de la Universidad de Helsinki (Finlandia) y del Helsinki Brain Ressearch Centre, se propusieron estudiar los efectos de escuchar música en los pacientes que acaban de sufrir un ictus cerebral. El equipo investigador reclutó a 60 pacientes que habían sufrido un ictus (accidente vascular cerebral)a nivel de la arteria cerebral media, en uno de los hemisferios cerebrales.

La mayoría de los pacientes tenía problemas de movilidad y problemas cognitivos (atención y memoria) como consecuencia del ictus. Los 60 pacientes participaron en un ensayo clínico entre Marzo del 2004 y Mayo del 2006 en el que fueron asignados aleatoriamente, tan pronto como fue posible desde su ingreso en el hospital, a tres grupos:


  1. Escuchar música durante 2 horas al día
  2. Escuchar audio-libros
  3. Ni una cosa ni otra.

Los pacientes incluidos en el primer grupo eligieron la música (clásica, pop, jazz o country) que escucharon durante un par de horas al día. También eligieron los audio-libros. Todos los pacientes recibieron la recuperación estándar.

Los resultados fueron los siguientes:


  1. Los pacientes fueron seguidos hasta cumplirse los 6 meses del ictus.
  2. El seguimiento fue completado por 54 de los 60 participantes desde el inicio.
  3. A los 3 meses de seguimiento, la memoria verbal mejoró respecto a la primera semana del ictus en el 60% de los que escuchaban música, en el 18% de los que escuchaban audio-libros y en el 29% de los que no escuchaban nada.
  4. La capacidad de mantener la atención para controlar y realizar operaciones mentales mejoró en 17% de los que escuchaban música, mientras que no se observó mejoría en los otros dos grupos. Estas diferencias persistían a los 6 meses del ictus.
  5. Los pacientes del grupo que escuchó música estaban menos deprimidos y de mejor humor que los otros dos grupos.

El hecho de que en el 60% de la música escuchada por los pacientes incluyera letras, sugiere que es el componente musical o la combinación de música y voz la que juega un papel fundamental en la mejoría de los pacientes.

Las conclusiones indican que escuchar música tan pronto como sea posible después de haber sufrido un ictus cerebral puede ser beneficioso para la recuperación del paciente.

Escuchar música, más que una alternativa a la forma habitual de terapia recuperadora tras un ictus, debe ser considerada como una adición beneficiosa a esa terapia. Estos hallazgos deben ser confirmados, según sus autores, en posteriores estudios.

Tratamiento del cáncer de colon por vía laparoscópica

By

En un artículo publicado por www.paraque-es.com, se presentan los resultados de un ensayo realizado por 48 instituciones hospitalarias en el que 872 pacientes con cáncer de colon fueron asignados aleatoriamente a dos tipos de intervenciones quirúrgicas para extirpar el colon afectado: mediante la convencional cirugía abierta (a través de una amplia incisión de la pared abdominal denominada laparotomía) o bien una intervención realizada por vía laparoscópica, procedimiento en el que, a través de pequeñas incisiones en la pared abdominal, se introducen unos largos instrumentos para visualizar en una pantalla de video el interior de la cavidad abdominal, y otros instrumentos para realizar las maniobras quirúrgicas a distancia.

Transcurridos tres años de la intervención, la recidiva o reaparición del tumor maligno fue similar en los dos grupos (16% en el grupo de la cirugía laparoscópica y 18% en el grupo de la cirugía abierta).

La recuperación del paciente


La recuperación del paciente tras la operación fue más rápida en el grupo de la cirugía laparoscópica que en el grupo de la cirugía abierta, lo que se tradujo en una estancia hospitalaria más corta (5 días frente 6 días), con menores requerimientos de analgésicos. La tasa de complicaciones intraoperatorias, de mortalidad a los 30 días de operación y de reoperaciones fue similar.

Los autores del amplio estudio concluyen que dado que las tasas de recidivas del cáncer fueron similares en la cirugía laparoscópica y en la cirugía abierta, "la cirugía del cáncer de colon por vía laparoscópica es una alternativa aceptable a la llamada cirugía abierta".

Según los firmantes de la página web oficial, miembros del comité de redacción del amplio grupo que ha realizado el estudio, este trabajo no ha sido diseñado para comprobar si la extirpación del colon realizada por vía laparoscópica es superior a la extirpación llevada a cabo por vía abierta (laparotomía convencional).
Sobre la base de los datos disponibles respecto a recidiva y supervivencia tras la operación, no se ha hallado evidencia de ventaja de la vía laparoscópica sobre la vía abierta.

No obstante, la ausencia en la cirugía laparoscópica de un mayor riesgo de recidiva del cáncer de colon (riesgo oncológico) y la demostración de beneficios marginales a corto plazo, compensan la mayor duración de la operación por vía laparoscópica y justifican que en el futuro se lleven a cabo análisis de la calidad de vida, del coste económico y de la eficiencia (relación coste/ beneficio) de la alternativa laparoscópica en el tratamiento quirúrgico del cáncer de colon.

¿Qué es una verruga cutánea?

By

Las verrugas cutáneas son pequeñas tumoraciones benignas de piel, no-cancerosas, provocadas por el crecimiento excesivo, hiperplásico, de las papilas de la dermis (papiloma), como respuesta inflamatoria a la presencia de un virus que muestra una especial atracción por la epidermis (virus epidermotrófico), el virus del papiloma humano (VPH).

La mayor incidencia de las verrugas cutáneas se observa en la segunda década de la vida, de modo que aproximadamente el 10% de los que se encuentran en esta década tienen o han tenido verrugas. La verruga cutánea conserva característicamente el color de la piel donde asienta y suele ser rugosa al tacto, como terciopelo, con proyecciones, aunque puede ser plana y lisa al tacto.

Por lo general son pocas en número y pequeñas en tamaño, aunque pueden llegar a ser numerosas (entre 50 y 100). En las verrugas cutáneas se distinguen tres variedades: la verruga común, la verruga plantar y la verruga plana. La verruga común generalmente crece en los dedos, alrededor de las uñas y en el dorso de las manos.

La verruga plantar

La verruga plantar asienta en las plantas de los pies, La mayoría de estas verrugas plantares, debido de la presión al caminar, crecen hacia dentro y son dolorosas, provocando la sensación de tener "una piedra en el zapato".

La verruga plana

La verruga plana es más pequeña y más suave que los dos tipos citados de verrugas cutáneas. Suele crecer en gran número, en cualquier territorio, aunque en los niños son más frecuentes en la cara, brazos o alrededor de las rodillas. En los hombres suelen encontrarse a menudo en la piel de la barba y en las mujeres en las piernas. 
Las verrugas virásicas se transmiten de persona-a-persona; el contacto con la persona infectada puede ser directo o indirecto (caminando con los pies desnudos en las instalaciones de una piscina).

La transmisión del virus se facilita si existe alguna solución de continuidad en la piel, lo que explica la elevada frecuencia de estas verrugas en los niños que se muerden las uñas y la piel que se levanta en los bordes de las uñas de las manos ("padrastros").

Los individuos con un debilitado sistema defensivo inmunitario son más propicios a infectarse con el virus.

Verrugas en niños


En los niños, las verrugas cutáneas pueden desaparecer espontáneamente, sin tratamiento en periodos de varios meses o años. Esta relativamente frecuente desaparición espontánea de las verrugas cutáneas es la responsable de la pretendida "eficacia" de muchos remedios populares.

No obstante, las verrugas que son molestas por su situación en la superficie corporal deben ser tratadas. El tratamiento tópico con ácido salicílico se ha mostrado como el más efectivo en una muy reciente revisión.

Consumo de carne roja y riesgo de cáncer de colon

By

En un artículo publicado en la revista Journal of the Nacional Cancer Institute del 15 de Junio de 2005, un extenso grupo de investigadores de la Unión Europea, incluidos en el EPIC (European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition) confirman que el riesgo de desarrollar un cáncer colorrectal se asocia de manera positiva con un elevado consumo de carne roja y carne procesada, mientras que la asociación se invierte (menor riesgo) con el mayor consumo de pescado. Los autores han seguido de manera prospectiva a 478.040 hombres y mujeres de 10 países europeos, libres de cáncer, que fueron reclutados entre 1992 y 1998.

La información sobre dieta y estilo de vida fue recogida al comienzo del seguimiento. Después de una media de seguimiento de 4,8 años, 1.329 casos incidentales de cáncer colorrectal fueron detectados. Los investigadores analizaron las relaciones entre el aporte de carne roja y procesada, carne de pollo y pescado, con el riesgo de desarrollar un cáncer colorrectal, utilizando un modelo estadístico ajustado a edad, sexo, energía aportada en la dieta (fuentes de energía grasas y no grasas), altura, peso, actividad relacionada con el trabajo, fumador/no fumador, fibras, ácido fólico en la dieta y consumo de alcohol.

Resultados de análisis de cáncer colorrectal


Los resultados han sido los siguientes: El riesgo de desarrollar un cáncer colorrectal se asocia positivamente con el aporte más elevado de carne roja y procesada en la dieta (más de 160 gramos/día) cuando se compara con el aporte más bajo (menos de 20 gramos/día), y se asocia inversamente con el aporte de pescado en la dieta (más de 80 gramos/día comparado con menos de 10 gramos/día), pero no se relaciona con el aporte de carne de pollo.

En la población europea estudiada, el riesgo absoluto relativo de desarrollar un cáncer colorrectal dentro de los 10 años para un individuo incluido en el estudio, con una edad de 50 años, fue del 1,71% para aquellos con el aporte máximo de carne roja y procesada, y del 1,28% para los del aporte mínimo de esta carne; inversamente, el riesgo absoluto de desarrollar cáncer colorrectal fue del 1,86% para aquellos individuos con menor aporte de pescado y del 1,28% para los individuos con mayor aporte diario de pescado.

Los autores concluyen subrayando que aproximadamente el 70% de los cánceres de colon y recto pueden ser evitados mediante cambios en el estilo de vida de los países occidentales. Estos factores de riesgo incluyen: obesidad, inactividad física, elevado consumo de alcohol, hábito precoz de fumar, consumo elevado de carne roja y bajo consumo de ácido fólico.

Consumo moderado de alcohol y prevención del infarto

By
fuente: farmaciasanpablo.mx

En los hombres, el consumo moderado de alcohol, al menos tres o cuatro días a la semana, se asocia inversamente con el riesgo de padecer un infarto de miocardio. Ni el tipo de bebida consumida (cerveza, vino tinto, vino blanco o licor), ni la proporción de alcohol consumida durante las comidas modifica esta asociación.

Esta es la conclusión de un estudio publicado en el número correspondiente al 9 de enero de 2003 de la revista New England Journal of Medicine. El estudio, realizado por miembros de los seguros de gastos médicos en méxico, ha investigado la asociación del consumo de alcohol con el riesgo de padecer un infarto de miocardio entre 38.077 profesionales del sexo masculino, que se encontraban libres de enfermedad coronaria en el momento de iniciarse el estudio en el año 1986.

En esta población se evaluó individualmente el consumo de cerveza, vino tinto, vino blanco y licores cada cuatro años, de acuerdo con unos cuestionarios específicos. Al mismo tiempo se documentaron los casos de infarto de miocardio desde 1986 hasta 1998. En el periodo de 12 años durante el cual se llevó a cabo el seguimiento de esta población se detectaron 1.418 casos de infarto de miocardio.

Salud de hombres que no beben frecuentemente


Cuando fueron comparados con hombres que consumían alcohol menos de una vez por semana (prácticamente no bebedores), se comprobó que en los hombres que lo consumían moderadamente (de tres a cuatro o de cinco a siete días a la semana) el riesgo de infarto de miocardio había disminuído en un 35%.

El riesgo fue similar entre los hombres que consumían menos de 10 gramos de alcohol por día de la semana y en aquellos que consumían 30 gramos o más. No se encontró un beneficio adicional en esta disminución del riesgo de infarto de miocardio según fuera el tipo de bebida alcohólica consumida. En cuanto al ritmo semanal del consumo, los autores encuentran que un consumo regular de alcohol de al menos tres a cuatro días por semana es el que se asocia con el menor riesgo de infarto de miocardio.

El alcohol sería beneficioso a través del incremento del colesterol "bueno" (HDL) y de una probable influencia sobre la agregación de las plaquetas, con lo que disminuiría el riesgo de la coagulación intravascular. A pesar de todo, los autores del trabajo afirman que estos hallazgos no significan necesariamente que los médicos deban recomendar el consumo de alcohol a sus pacientes masculinos.

Por otra parte, siempre es comprometido dar consejos a pacientes concretos, sin tener en cuenta su estilo de vida personal y su historia médica, sobre la base de estudios poblacionales muy amplios. En definitiva, no debe olvidarse que la mejor manera de reducir el riesgo de desarrollar una enfermedad coronaria sigue siendo no fumar, seguir un estilo de vida con suficiente actividad física y limitar el consumo de grasas saturadas.

¿Qué es la tuberculosis?

By

Según datos de Farmacia del Ahorro, la tuberculosis es una infección producida por la bacteria Mycobacterium tuberculosis, también conocida como bacilo de Koch. Aproximadamente un 30% de la población mundial está infectada, y 15 millones de individuos en un país de máximo desarrollo como los Estados Unidos. La contaminación se produce tras exposición prolongada o repetida al material expulsado por la tos de un individuo infectado.

La tuberculosis puede asentarse en cualquier órgano del cuerpo, aunque los pulmones son los más frecuentemente afectados. Mientras que en méxico no se hace mucho uso de seguros médicos, en la infección latente la persona tiene la bacteria, aunque no muestra signos y síntomas de infección activa, lo que supone un mayor riesgo de que contamine a otras personas.

Síntomas

Los síntomas varían de acuerdo con la edad del paciente y con los órganos infectados:

  • Fiebre y sudoración, especialmente nocturna
  • Pérdida de peso no justificada
  • Inapetencia
  • Cansancio
  • Tos persistente que puede asociarse con expectoración sanguinolenta
  • Dificultad para respirar con dolor torácico al respirar.


Diagnóstico


Tras una completa historia clínica y un apropiado examen físico, el médico indicará la prueba de la tuberculina, que consiste en inyectar bajo la piel del antebrazo una pequeña cantidad de una sustancia proteica derivada de la bacteria de la tuberculosis.

La zona infiltrada será examinada de 48 a 72 horas después y le medirán el tamaño de la reacción cutánea a la inyección de la tuberculina. Si el paciente presenta tos con expectoración se le solicitará un examen microscópico del esputo para detectar la presencia del Mycobacterium tuberculosis.

También se indicará la práctica de un estudio radiográfico del tórax para determinar el tipo y la localización de las posibles lesiones pulmonares y otros análisis y técnicas de diagnóstico por imágenes si se sospecha que otros órganos puedan estar infectados.

Tratamiento

Un tratamiento apropiado requiere una combinación de 3 a 4 antibióticos tomados diariamente durante un mínimo de 6 a 9 meses. La medicación es administrada bajo estrecha vigilancia médica.

¿Qué es la periodoncia?

By

Es la rama de la Odontología que se encarga del estudio de los tejidos que rodean y dan soporte al diente, como son la encía, el hueso alveolar, el cemento radicular, y el ligamento periodontal, este último es el que sostiene el diente al hueso de soporte, así como la prevención y tratamiento de las enfermedades asociadas.

La armonía entre estos cuatro tejidos da como resultado dientes firmes y estables en boca. Una de las enfermedades bucales más comunes, además de la Caries Dental,  es la Gingivitis, provocada por la acumulación de la Placa Dentobacteriana, formada por residuos de alimento y bacterias patógenas que habitan en la boca, formando colonias, que provocan inflamación de la ENCÍA, la cual se inicia como consecuencia de hábitos de higiene bucal inadecuados, que favorecen la acumulación de restos alimenticios entre los dientes, cerca de la encía o debajo de coronas y puentes, iniciando de esa manera la formación de la Placa.

Síntomas


La inflamación que se desencadena, se manifiesta con enrojecimiento y sangrado de la encía; Si esta no se controla oportunamente, la encía se desprende de la superficie radicular del diente, formando Bolsas Periodontales, en cuyo interior se acumula más placa, sarro y pus, dando paso a la Periodontitis, la cual se caracteriza por destrucción del hueso de soporte, provocando movilidad y desplazamiento de los dientes.

En esta etapa de la enfermedad, el paciente puede presentar, además, mal sabor de boca, halitosis, y en casos severos, la pérdida de los dientes, en la gran mayoría de los casos el paciente no refiere dolor, por lo que el paciente no se siente enfermo.

Esta enfermedad no es contagiosa de una persona a otra, sino consecuencia de malos hábitos de higiene bucal, y su tratamiento oportuno por una persona capacitada, puede detener la enfermedad y devolver las condiciones de salud bucal a los pacientes, de no ser así se pueden perder uno, varios o la totalidad de los órganos dentarios.

Complicaciones


La enfermedad periodontal puede verse agravada en casos de pacientes diabéticos, trastornos hormonales, fumadores, o en pacientes inmunosuprimidos. Las medidas de prevención para las enfermedades periodontales son: El cepillado dental adecuado después de cada alimento, el uso diario del hilo dental, enjuagues bucales, una dieta adecuada, y visitas periódicas a su dentista dos veces por año.

Tratamiento


El tratamiento de esta enfermedad consiste en la eliminación de los irritantes, tales como la Placa dentobacteriana, restauraciones o prótesis desajustadas, instaurar medidas de higiene diaria, reemplazar dientes ausentes, y en algunos casos de lesiones óseas, se colocan injertos de hueso o Factores de crecimiento. En algunos casos se pueden reemplazar dientes ausentes con implantes dentales.
Recuerde que un dentista Certificado este mejor preparado.