Acidez Gástrica Y Neumonía


By

En un artículo publicado en el Journal of American Medical Association del 27 de octubre de 2004, miembros del University Medical Center St. Ratboud, de Nimega, y del Erasmus Medical Center, de Rotterdam, ambos en Holanda, llegan a la conclusión de que el uso habitual de la terapéutica supresora de la acidez gástrica -antagonistas de los receptores H2 (ranitidina) y inhibidores de la bomba de protones (omeprazol), se asocia con un incremento del riesgo de neumonías, adquiridas en el seno de una población, probablemente debido a que una reducción en la secreción ácida del estómago facilita la colonización bacteriana de su cavidad.

Los autores parten del conocimiento de que la reducción de la secreción ácida del estómago por la administración de fármacos supresores de esta secreción permite la colonización del tramo superior del tubo digestivo con gérmenes patógenos. Bacterias y virus del estómago contaminado han sido identificados como especies habituales de la cavidad oral.

Para examinar la posible asociación entre el uso de fármacos supresores de la secreción gástrica y la ocurrencia de neumonía adquirida en el seno de una comunidad, los autores identifican en un Registro Integrado de Asistencia Primaria aquellas personas que habían utilizado estos fármacos supresores de la acidez gástrica, con al menos 1 año de historia clínica, entre 1 de enero 1995 y diciembre del 2002.

Neumonías en México


El estudio de la población incluyó 364.683 individuos que desarrollaron 5.551 neumonías durante el seguimiento. Se trataba de investigar si la inhibición crónica de la secreción gástrica mediante fármacos supresores de dicha secreción se asociaba con el desarrollo de neumonía adquirida en la comunidad, presumiblemente a través de la colonización del estómago por bacterias potencialmente patógenas. Para ello se calculó la incidencia de neumonía entre los individuos expuestos y no expuestos a dichos fármacos.

Además se realizó, de modo separado, un estudio caso-control en pacientes con neumonía a quienes se les habían administrado fármacos supresores de la acidez gástrica en el tiempo en el que contrajeron esta infección pulmonar y en aquéllos en los que la exposición a estos fármacos tuvo lugar solamente antes de desarrollar la enfermedad.

Los investigadores encontraron que los pacientes que estaban utilizando estos fármacos supresores de la acidez tenían el doble de posibilidades de desarrollar una neumonía que aquéllos que previamente habían suspendido la medicación. Calcularon, además, que esto significaba, aproximadamente, 1 caso de neumonía por cada 100 pacientes expuestos a la medicación. Es de señalar, según los autores, que este riesgo es comparable, en magnitud, al riesgo de una hemorragia digestiva alta atribuido a la medicación anti-inflamatoria con fármacos no-esteroideos, que habitualmente se asocia con fármacos supresores de la acidez.

En un editorial del JAMA que comenta este artículo se subraya el interés de este estudio, ya que la asociación encontrada es relativamente fuerte así como que es plausible, desde el punto de vista biológico, que la inhibición de la secreción gástrica condicione un excesivo crecimiento bacteriano. No obstante -se afirma en el editorial-, si bien la supresión de la acidez gástrica causa algunos casos de neumonía, tranquiliza el hecho de que el riesgo sea relativamente pequeño y que la complicación, en la mayoría de los casos, responde al tratamiento apropiado. Sin embargo, ninguna medicación está libre de efectos potencialmente adversos.

La consecuencia práctica es que la preocupación por la seguridad de los pacientes debe ser tenida en cuenta antes de toda prescripción y , de modo especial, cuando se trata de la administración crónica de un fármaco aparentemente benigno.

La diabetes es considerada una enfermedad crónica

By

La diabetes como enfermedad crónica la cual es iniciada en el páncreas pues el órgano no sintetiza la insulina que el cuerpo le pide. Al no sinterizarla adecuadamente, la insulina no mantiene correctamente los valores de glucosa en sangre como lo debe hacer y al no realizar su función no transporta la energía que tanto músculos como huesos requieren. Si quieres saber más acerca de esta enfermedad, visita el sitio de clinicascuidate.mx.

Se sabe que las personas con esta enfermedad presentan más glucosa en sangre lo que es denominado como hiperglucemia, pues esta no se distribuye por el organismo en forma que debería hacerse.

Estigma alrededor de la salud mental de los diabéticos


Desde los inicios de la sociedad moderna, esta ha tenido un gran impacto sobre la salud mental y todos los prejuicios en ella, debido al miedo y al “que dirán” sobre el comportamiento de cada uno, siempre ha existido una cortina escondiendo los secretos desde la familia más adinerada hasta la más humilde por el simple hecho de no querer enfrentar los juicios sobre el comportamiento y la forma de pensar de sus seres queridos enfermos.

Ante la presencia de un comportamiento no neuro-tipico -como hablar solo en la calle; tener ataques de pánico o ansiedad de la nada; hablar muy rápido o no decir casi nada- en cualquier persona siempre vamos a escuchar un “Ya se debe estar volviendo loco” y automáticamente esta persona cae en el prejuicio de que está loco y va a hacerle daño a alguien por eso. Cuando en realidad, la mayoría de las personas con un diagnostico psicológico o psiquiátrico son inofensivas para los demás y suelen hacerse daño a sí mismos para evitar dañar a otros.

Los prejuicios más comunes que solemos escuchar son:


  • “No puede trabajar por sus ataques.”
  • “Ten cuidado con él/ella que te puede hacer daño si le dices algo.”
  • “De seguro no se tomó sus medicinas hoy.”
  • “Está enfermo y deberías tener cuidado con él.”
  • “Todo está en tu cabeza, solo debes ser positivo.”
  • “No te curas porque no quieres.”


Ya sea en la escuela con los niños con espectro autista o déficit de atención, en secundaria con los adolescentes con depresión o trastornos de personalidad y humor, hasta en el día a día en el lugar de trabajo con cualquier tipo de enfermedad mental todos han sido víctimas de un mal comentario que puede cambiar la forma de percibir la enfermedad para muchos de los pacientes, eso sin pensar en las consecuencias que pueden tener con su diagnóstico y entorno.

Muchos individuos pueden llevar un estilo de vida totalmente “normal” y encima de eso son capaces de llevar un diagnóstico de alguna o incluso múltiples enfermedades mentales, tomando medicinas a diario, yendo a terapia con múltiples médicos y terapeutas para llevar una vida libre de crisis y fuera del estigma.

Alimentos funcionales y sus efectos

By

En un análisis publicado en el British Medical Journal del 21 de Mayo de 2007, Nynke de Jong, del Utrecht Institute for Pharmaceutical Sciences, en Holanda, se recomienda un sistema de evaluación, a largo plazo, de los pretendidos beneficios que un marketing agresivo atribuye a los llamados alimentos funcionales. 
Los alimentos funcionales son alimentos modificados que se lanzan al mercado con la pretensión de mejorar la salud, la calidad de vida y el bienestar. Por ejemplo, yogures con bacterias prebióticas o yogures enriquecidos con esteroles vegetales que pretenden bajar la cifra de colesterol.

Los esteroles y los estanoles de las plantas (fitoesteroles y fitoestanoles) reducen el colesterol del suero al competir con el colesterol de la dieta ingerida y con el colesterol de la bilis, en la absorción por el intestino. Además, los fitoesteroles y fitoestanoles interactúan con las estatinas utilizadas como medicamento para reducir las cifras de colesterol, mediante un efecto aditivo sobre el descenso provocado por el fármaco.

Desde el punto de vista de la sociedad, los alimentos funcionales plantean varios problemas como, por ejemplo, la excesiva "medicalización" de la dieta diaria, la seguridad del alimento funcional a largo plazo y su efectividad. Por otra parte, se evidente que los alimentos funcionales necesitan ser evaluados a fondo, tras su lanzamiento al mercado, para comprobar que cumplen con los criterios y las exigencias científicas.

Cómo se comprueba la seguridad de los alimentos?


Las directivas reguladoras de la Unión Europea sobre los alimentos funcionales se centran, por ahora, en comprobar la seguridad del alimento antes de ser autorizado su salida al mercado. Lo que ahora se plantea es la necesidad de una monitorización del alimento funcional a largo plazo para confirmar que sea efectivo (tal como se anuncia muchas veces con excesivo énfasis) y seguro para el consumidor.

Como argumento a favor de la necesaria comprobación de la efectividad en la monitorización post-lanzamiento al mercado, los autores han estudiado específicamente, en la población holandesa, la efectividad de los esteroles y estanoles vegetales añadidos a yogures y margarinas: el máximo efecto obtenido a los 5 años fue la estabilización de los valores del colesterol total en lugar del ligero incremento generalmente asociado con la edad.

El resultado ha sido que, aunque el efecto beneficioso es modesto, puede reducir el riesgo de enfermedad coronaria y aportar beneficios para la salud en la población general. Los autores recuerdan que los alimentos funcionales enriquecidos con firoesteroles y fitoestanoles deben ser solamente incluidos en la dieta de aquellas personas con cifras de colesterol conocidas y sustancialmente elevadas a las que se administran estatinas, con lo que se aprovecha la interacción aditiva entre dichos productos y el fármaco.

En todo caso, una dosis baja de estatinas no puede ser compensada por el aporte en la dieta de estos alimentos funcionales. En este sentido, no hay que olvidar que frente a los posibles efectos beneficiosos de los alimentos funcionales enriquecidos con fitoesteroles y fitoestanoles, existen sospechas de que valores elevados de estos esteroles pueden ser un factor de riesgo para la formación de placas de ateromas.
Teniendo en cuenta estos datos, el sistema sanitario de Canadá no ha permitido la salida al mercado de los productos alimentarios enriquecidos con esteroles vegetales.

Cómo tener una dieta saludable

By
Imagen original tomada de: metformina.com.mx

Tener una dieta saludable es una preocupación que cada vez se hace más frecuente. Y no sólo por el hecho de tener un mejor físico, o de lucir un mejor cuerpo. Sino también porque, al tener una alimentación adecuada y balanceada, estamos previniéndonos de contraer muchas enfermedades (especialmente, las de tipo cardiovasculares) y estamos aumentando nuestra calidad de vida (somos más productivos, tenemos mejor sueño, etc.).

¿Cómo tener una dieta saludable?


Para tener una dieta saludable, debes considerar los siguientes principios: Existen cinco tipos de nutrientes, que son esenciales para que el organismo funcione a la perfección o en su mejor forma. Éstos son: las proteínas, las grasas, los carbohidratos, las vitaminas y los minerales. La manera en que combinemos estos nutrientes, determinará la calidad de nuestra alimentación.


  • Proteínas: Se deben consumir entre el 10 y 15% de proteínas, en referencia al total de los alimentos consumidos en el día. Puedes encontrar las proteínas, en la carne de pescado, en cereales, en legumbres, por mencionar algunos ejemplos.
  • Grasas: Existen grasas saturadas y grasas insaturadas. Éstas últimas son las que más benefician al organismo. Se recomienda consumir el 25% del total.
  • Carbohidratos: Constituyen la fuente principal de energía. Es el tipo de nutriente que más se consume durante el día. Los puedes encontrar principalmente en cereales y legumbres.
  • Vitaminas y minerales: En este tipo de nutrientes, es dónde más se hace énfasis, cuando recomiendan algún tipo de dieta. Ponen a las frutas y verduras, como el centro de la alimentación. Sin embargo, tener una dieta saludable no es comer sólo alimentos basados en vitaminas y minerales, sino combinar de manera adecuada, todos los tipos de nutrientes.


¿Qué alimentos debemos comer con más frecuencia y cuáles debemos evitar?


A continuación, y para fines didácticos, voy a realizar una clasificación rápida y superficial. Llamaremos alimentos verdes, a aquellos que puedes comer con frecuencia. Esto es importante para prevenir efectivamente la diabetes; alimentos amarillos a los alimentos que debemos comer con moderación. Y alimentos rojos, a los alimentos que debes evitar.


  • Alimentos verdes. Entre ellos se encuentran las frutas, las verduras (crudas y cocinadas), y los cereales (quinua, arroz, legumbres, trigo, por mencionar algunos.
  • Alimentos amarillos. Se trata de alimentos que son saludables si se los come, en la cantidad adecuada. Entre ellos se encuentran: los huevos, la carne de pescado, y los alimentos denominados probióticos (yogurt, levadura de cerveza, etc.)
  • Alimentos rojos. Se recomienda evitar su consumo. Tienen que ver principalmente los alimentos que contienen altas cantidades de grasa saturada, carne procesada, y las carnes rojas en general.
Ahora que conoces, los tipos de nutrientes que debe tener una dieta saludable y la frecuencia de consumo recomendada por tipos de alimentos. Estás preparado para diseñar tu propio programa de alimentación.

¿Qué consejos debemos tomar en cuenta, para tener una mejor nutrición?


Para terminar el artículo, te recomendamos seguir los siguientes consejos generales e importantes, que te ayudarán a tener una dieta saludable. El desayuno, la comida más importante del día. Por ningún motivo, debes prescindir del desayuno. Es la gasolina diaria con la que funciona todo el motor del cuerpo humano.

Visita a un nutricionista. Si bien, este artículo te ayudará para comenzar una vida saludable. Te recomendamos visitar al nutricionista, quién considerará otras variables como: tu edad, tu peso, tu historia clínica. Y te ayudará a escalar a un nivel más alto, en tu calidad de vida.

Fuente original: metformina.com.mx

¿Quieres saber más sobre las alergias?

By

Las alergias es una reacción anómala de nuestro sistema inmunitario que, por motivos desconocidos, responde al contacto de sustancias que para la mayoría de la gente son inocuas con una alteración inflamatoria aguda.

Las manifestaciones son bastante variadas, dependiendo del tejido o la zona del organismo donde se desarrolle la respuesta inflamatoria anormal. Se consideran de tipo alérgico varios trastornos como la dermatitis atópica, urticarias, rinitis alérgica, fiebre del heno, shock anafiláctico, etc. Suele ser bastante frecuente que la persona sufra la alegría durante varios días e incluso varios de ellos.

Las sustancias causantes de la respuesta se suelen llamar alérgenos, son muy variados, aunque en cada persona susceptible actúan de manera nociva algunas en concreto. Algunas de las más frecuentes son el polen de las plantas y partículas diminutas que están en el polvo doméstico.

Después de uno o varios contactos con uno de estos alérgenos, el organismo queda sensibilizado y cada vez que se exponga a esta sustancia, se manifiestan reacciones alérgicas. Todo dependerá del órgano con el que se ponga en contacto claro está.

Si se encuentra en el aire, estarán afectadas las vías aéreas, produciéndose una rinitis o asma; si entra en contacto con nuestra piel, urticaria o dermatitis; si llega a la sangre como ocurre con algunos medicamentos, por ejemplo, puede producir una reacción generalizada, como es el caso del shock anafiláctico, que pone en peligro la vida.

Diagnóstico y tratamiento de las alergias


Cuando un médico piensa que el paciente padece una alergia, debe determinar el alérgeno que es el responsable de la misma. Esto es lo que permite que se puedan tomar las medidas oportunidad para evitar exponerse al mismo o desensibilizar el organismo mediante un procedimiento en concreto.

Se suelen practicar pruebas cutáneas, poniendo en contacto con la piel pequeñas cantidades de sustancias de las que se sospecha para comprobar si existe una reacción alérgica. Si la zona donde se aplica se inflama, se puede volver enrojecida se demuestra que la persona es alergia a esa sustancia.

Como puede haber muchas sustancias responsables pueden ser necesarias varias pruebas para encontrar la verdadera; incluso puede ocurrir que existan varias. Se necesita paciencia para poder obtener resultados válidos. Otro posible tratamiento es la hiposensibilización o inmunoterapia, la cual consiste en administrar repetidamente pequeñas cantidades de ese alérgeno responsable para que el organismo se acostumbre poco a poco, dejando de reaccionar de manera anómala cuando se exponga a unas cantidades más altas.

Los resultados desgraciadamente suelen ser muy desiguales y la terapia solo surte efecto después de tratamientos prolongados. La respuesta mejor la encontramos cuando el alérgeno responsable en cuestión es el polen o las sustancias que se encuentran en suspensión en el aire.

Entre las sustancias que pueden causar reacciones de tipo alérgico, están algunos medicamentos, algunos tienen un uso muy extendido, caso de la penicilina, un antibiótico de amplio espectro que por lo general es absolutamente inocuo. Si una persona es alérgica a un fármaco tiene que comunicárselo al médico, que procederá a prescribir otro producto que tenga unas propiedades parecidas. Es necesario que tenga una identificación bien visible donde se advierta de esta situación.

En definitiva, las alergias deben afrontarse al más mínimo síntoma, no es algo que pueda uno dejar, ya que con el tiempo incluso en muchos de los casos empeoran con el tiempo. No debemos intentar olvidarnos del problema o quitarle importancia.

Está claro que hay alergias en determinados grados, con la mayoría de ellas se puede convivir, pero ¿Por qué no intentar solucionarlas? La opción de rendirse ante las alergias, su evolución y sus síntomas no debería ni si quiera está contemplada.

Como actúan los liquidadores de siniestros

By

Son muchos los motivos por los que se puede generar un accidente, sobre todo en la actualidad donde el peligro acecha sin importar que tan seguro se crea estar, por ello si se quiere proteger la salud, alguna propiedad o bien, es recomendable contratar una póliza de seguros según lo que se necesite. De darse el caso por el que se contrató el seguros inbursa, es ahí donde entra en acción un liquidador de siniestros, pero ¿Cuál es la función de un liquidador de siniestros y cómo actúa? Para responder a esta pregunta te invito a continuar leyendo.

¿Qué es un liquidador de siniestros?


Existen dos tipos de liquidadores de siniestros, la natural y la jurídica, y como su nombre lo dice, se encargan de la liquidación cuando ocurre el siniestro y el asegurado llama a la compañía en la que contrató el servicio. Se le llama liquidación por ser un proceso en el que se determina cual fue el motivo por el que sucedió el siniestro, así como también analizar si lo sucedido concuerda con el motivo por el que se contrató el seguro, lo cual, de ser así, procede a calcular cuánto será el monto de indemnización que se recibirá.

Como actúa un liquidador de siniestros

El plazo máximo para realizar esta liquidación es de 45 días a partir de la fecha en la que se presentó la denuncia del accidente. Para entender adecuadamente cual es la función de un liquidador de siniestros, es necesario analizar parte por parte como actúan.

  • Motivo de liquidación: En este paso inicial se tiene como objetivo determinar el origen del siniestro y si los daños se encuentran cubiertos por el beneficios de un seguro.
  • Forma de liquidación: Dentro de un plazo de tres días, la compañía deberá entrar la liquidación de manera directa o por medio de un liquidador.
  • Recolectar información: El liquidador comunica a los asegurados que deben de entregar un informe de los antecedentes que se requerían para el tipo de siniestro acontecido.
  • Plazo de liquidación: La liquidación debe ser entregada hasta un máximo de 45 días hábiles luego de ocurrido el siniestro.
  • Informe final de liquidación: Dicho informe deberá ser remitido al asegurado y al asegurador y deberá contener los artículos del reglamento de auxiliares de comercio de seguros y procedimiento de liquidación de siniestros.
  • Impugnación del informe de liquidación: Luego de recibir el informe de liquidación, tanto el asegurado como la compañía tendrán un plazo de 10 días para impugnarlo o rechazarlo. Luego de impugnarlo el liquidador o la compañía tendrá un plazo de 6 días para comunicar la respuesta a ambas partes.