Consumo moderado de alcohol y prevención del infarto

By
fuente: farmaciasanpablo.mx

En los hombres, el consumo moderado de alcohol, al menos tres o cuatro días a la semana, se asocia inversamente con el riesgo de padecer un infarto de miocardio. Ni el tipo de bebida consumida (cerveza, vino tinto, vino blanco o licor), ni la proporción de alcohol consumida durante las comidas modifica esta asociación.

Esta es la conclusión de un estudio publicado en el número correspondiente al 9 de enero de 2003 de la revista New England Journal of Medicine. El estudio, realizado por miembros de los seguros de gastos médicos en méxico, ha investigado la asociación del consumo de alcohol con el riesgo de padecer un infarto de miocardio entre 38.077 profesionales del sexo masculino, que se encontraban libres de enfermedad coronaria en el momento de iniciarse el estudio en el año 1986.

En esta población se evaluó individualmente el consumo de cerveza, vino tinto, vino blanco y licores cada cuatro años, de acuerdo con unos cuestionarios específicos. Al mismo tiempo se documentaron los casos de infarto de miocardio desde 1986 hasta 1998. En el periodo de 12 años durante el cual se llevó a cabo el seguimiento de esta población se detectaron 1.418 casos de infarto de miocardio.

Salud de hombres que no beben frecuentemente


Cuando fueron comparados con hombres que consumían alcohol menos de una vez por semana (prácticamente no bebedores), se comprobó que en los hombres que lo consumían moderadamente (de tres a cuatro o de cinco a siete días a la semana) el riesgo de infarto de miocardio había disminuído en un 35%.

El riesgo fue similar entre los hombres que consumían menos de 10 gramos de alcohol por día de la semana y en aquellos que consumían 30 gramos o más. No se encontró un beneficio adicional en esta disminución del riesgo de infarto de miocardio según fuera el tipo de bebida alcohólica consumida. En cuanto al ritmo semanal del consumo, los autores encuentran que un consumo regular de alcohol de al menos tres a cuatro días por semana es el que se asocia con el menor riesgo de infarto de miocardio.

El alcohol sería beneficioso a través del incremento del colesterol "bueno" (HDL) y de una probable influencia sobre la agregación de las plaquetas, con lo que disminuiría el riesgo de la coagulación intravascular. A pesar de todo, los autores del trabajo afirman que estos hallazgos no significan necesariamente que los médicos deban recomendar el consumo de alcohol a sus pacientes masculinos.

Por otra parte, siempre es comprometido dar consejos a pacientes concretos, sin tener en cuenta su estilo de vida personal y su historia médica, sobre la base de estudios poblacionales muy amplios. En definitiva, no debe olvidarse que la mejor manera de reducir el riesgo de desarrollar una enfermedad coronaria sigue siendo no fumar, seguir un estilo de vida con suficiente actividad física y limitar el consumo de grasas saturadas.